martes, 20 de octubre de 2009

Sobre blogueros cubanos

Blogueros cubanos prueban los límites

"Los blogueros, principalmente jóvenes adultos de una variedad de profesiones, han abierto un nuevo espacio para la libre expresión, al tiempo que ofrecen nuevas esperanzas para el renacimiento de las ideas independientes en el cerrado sistema del país", señala el CPJ.

Tomado de la BBC

Blogaccion en el Día de la Cultura Cubana

Otra donación al museo del comunismo

Chávez dona a museo cubano guayabera roja que le regaló Lula
Tomado del diario Últimas Noticias

Libertad de prensa en Venezuela

Venezuela entre los países peor considerados del continente en materia de libertad de prensa

" El Gobierno de Hugo Chávez modifica permanentemente las reglas para eliminar progresivamente cualquier prensa crítica del paisaje audiovisual hertziano".

Tomado del diario Últimas Noticias

domingo, 18 de octubre de 2009

Del folklore guantanamero

video

Siempre me llamó la atención que en Guantánamo no existieran contenedores para recoger la basura, como los hay en otras provincias cubanas. La ciudad de Regino E. Boti, es considerada una de las más limpias del país y quizás tenga que ver con que sus cidadanos almacenan la basura en los patios de sus casas y esperan que pase el carro de la basura, como se le conoce allá. Nunca falta un vecino que te avise que el carro viene una cuadra antes. Así, los vecinos salen todos a la misma vez y entregan al recolector sus bolsas o sacos esperando, incluso, que se los devuelvan para volver a rellenarlos.

Más sobre la ingerencia cubana en Venezuela

Baduel: "La penetración cubana es cada vez más fuerte en el estado venezolano"
Tomado del Diario Últimas Noticias

sábado, 17 de octubre de 2009

Mi primer choque con la realidad de Cuba


Foto: RC

Mi amiga ya tenía arreglado el taxi que me llevaría del aeropuerto hasta la casa de su cuñada, donde se encontraría con su esposo, quien tenía un carro estatal que por supuesto no podía utilizar para ir al aeropuerto internacional. Nos metimos por unas calles y pronto ya estábamos allí.

Llegué a una casa cubana, gente común, de no muchos recursos económicos. Yo tenía muchas cosas que contar. Bajé el escueto equipaje, entré, saludé, abrazos, risas. Saqué una botella de ron bien venezolano y brindamos. Nadie le puso hielo o cola al ron: se lo tomaron en strike. Todos muy felices hasta que les pregunté sobre la bloguera Yoanni Sánchez y por Panfilo, que por esos días estaba en boga.

Los primeros comentarios fueron que esa bloguera era pagada por el imperio y que así cualquiera podría echarle una pelea al “comandante”, siempre y cuando sea pagado desde el exterior. Sobre Pánfilo que era un pobre alcohólico manipulado por unos “mayameros” pero que incluso no estaba preso, que lo habían visto caminando por las calles de su casa, que todo eso era pura publicidad…

La verdad traté de explicar mi punto de vista. Pero siempre me ha costado disimular mis ideas. Al oír tantos disparates que a veces no sé si fueron para provocarme y reírse de mí a solo 20 minutos de pisar suelo cubano, lo único que me pasó por la mente fue pedir muy seriamente que me sacaran de allí, si no infartaba antes.

Así es Cuba, días después esas mismas personas razonaban conmigo como irse del país de la forma más legal posible, incluso, se habló de lo fácil hacia Ecuador. Ya en el avión de regreso a casa pensaba en lo disparatado de la información en Cuba y no los culpaba a ellos -como siempre pasa- sino al discurso exigido que deben repetir en sus trabajos, en reuniones con amigos, en los CDR y creo que hasta llegan a creérselo.

viernes, 16 de octubre de 2009

Cuba mía


Llegada al Aeropuerto Internacional José Martí

Regresar a Cuba después de haberme quedado fuera del país con visa de turista, no era una meta. Siempre había dicho que el día que saliera de Cuba me demoraría años en regresar porque iba a conocer el mundo. Si ahorraba dinero me lo iba a gastar viajando.

Pero una cosa es la que piensa uno dentro de Cuba y otra es fuera. Después de trabajar mucho para lograr la visa necesaria para dejar de ser un ilegal en el país donde estás, la familia te empieza a reclamar una visita al terruño. Uno comienza a imaginar las caras de los amigos que dejó, la cuadra donde vivió, regresar con dinero para hacerle unas compras a la mamá, o llevarle los zapaticos para la hija de un amigo o darle un dinerito a un necesitado.

Ello comienza a dar vueltas en la cabeza y llega el día en que crees que el mejor país para visitar en vacaciones es tu tierra natal -gracias a que el hombre tiene mecanismos de defensa que borra los malos momentos y solo recuerda los buenos.
Cuando subí al avión y sentí el acento cubano de las aeromozas me dieron ganas de saludarlas y de hablarles. En pocas horas ya estábamos aterrizando.

¡Era la mismísima Habana! El calor, los Ladas, los “almendrones”. Después del mal rato de la aduana aún tenía la emoción de estar pisando mi tierra, que no es de nadie, sino de todos los que nacimos allí. Se me hizo un nudo en la garganta que apenas podía hablarle a la amiga que me estaba esperando. Ese fue el comienzo de la historia que duró una semana.

Ya estoy de regreso


El Prado visto desde el Morro. Foto: F.M.

Desde el 24 de junio había abandonado mi blog. Asuntos de trabajo, la organización de mi viaje a Cuba, la celebración de la fiesta de los 15 años de mi hija y un cambio de trabajo… todo conspiró.

He seguido todas las noticias sobre Cuba, discutido sobre la situación actual de Venezuela, viví la experiencia de llegar a Cuba luego de dos años y medio y de compartir con los amigos de mi hija (quienes nacieron en el año 94) y estallaría si no cuento todas estas experiencias.

Por último, no puedo permanecer ni un minuto más en silencio viendo el atropello que se comete por estos días con la blogera Yoani Sánchez. Atropello que no solo sucede con ella sino con todos los cubanos que el único delito que hemos cometido es haber nacido en una tierra bajo una dictadura.

miércoles, 24 de junio de 2009

¡Gané mi primer premio blogger!



¡Enhorabuena! Me acabo de enterar que he ganado el premio "A LIBERAR AL TOCORORO" propuesto por el blogger El Cubanito Web. Gracias a sus organizadores por tan magnífica idea. Luchamos por una Cuba democrática y por una América sin dictaduras -ni de derechas ni de izquierdas.


Bookmark and Share

domingo, 14 de junio de 2009

Dos años en Venezuela



Hoy se cumple mi segundo año de emigrante. Esa palabra nunca me gustó porque me parecía demasiado fuerte verme en esa condición. Como todo cubano, cuando tuve edad adulta lo único que pensaba era en cómo irme del país, para los nacidos en esa isla nada es fácil.

Hacía dos años que trataba de salir: primero fue la carta de liberación que no me la daban porque trabajaba en el Centro de Estudios sobre Asia y Oceanía, luego porque trabajaba en el ESTI (Equipo de Servicio de Traducción e Interpretación, del Consejo de Estado, eso nunca se dice). Durante dos años fue solo un juego decir que me iba del país, además lo utilizaba para amenazar a mi suegra cuando ponía las reglas en su casa.

Pero el destino está escrito. Un buen día fui a buscar la visa y me la dieron tan fácilmente que salí saltando de alegría hacia la calle 16 buscando 5ta y mostrándole a mi esposa el papel que me daba la libertad. Ese momento cambió mi vida: ya sabía que alguien en el mundo confiaba en mí y que creía en lo que yo decía. Sin embargo, sabía perfectamente que no regresaría aunque me pegara todo lo que le pega al que abandona su identidad.

Mis amigos me hicieron comidas en sus casas. Me dieron abrazos y susurraban que no me tomara la Coca Cola del Olvido (eso quiere decir que los recuerde siempre). Me pidieron las ropas que estuvieran buenas y cualquier cosa que les pudiera hacer la vida mejor. Yo no creía aún que me había llegado el momento ¿soñado?

El día 15 de junio me levanté temprano, fui a casa de mi primo, no parecía que en unas horas iba a recibir la mejor oportunidad de mi vida. Llegué a la casa, me bañé, no sé si me di un trago de Havana Club, recogí todas mis pertenencias y dejé, casi en forma de testamento, todas las cosas mías que debían repartirse.

Mi suegro se ofreció a llevarme al aeropuerto en su viejo “Bausar”. En el camino veía las cosas que estaba seguro ya no vería más: un hombre caminando por una calle, una cola en una shoping, un policía dirigiendo el tránsito, un cartel que decía Viva Fidel… pero era mi entorno, mi cultura, era yo…

Al llegar al aeropuerto nos tomamos las cervezas de la despedida (Bucanero), nos hicimos las fotos correspondientes un abrazo y pasar por la ventanilla donde solo queda un gesto de adiós…



Pero ese no fue el final…, ahí empezó mi última odisea en Cuba: se me había olvidado el comprobante del permiso de salida. Un papel que dan en inmigración que dice que puedes salir. ¿Y ahora cómo hacemos? Era el último vuelo de Aeropostal a Venezuela y por suerte venía retrasado. Mi esposa tomó las riendas debido a su experiencia en aeropuertos después de tres viajes a España, buscó al representante de Aeropostal y le preguntó si me daba tiempo ir a la casa a buscar el comprobante. El señor dijo que sí porque el vuelo venía con una hora de retraso.

Salí en un taxi, que cobraba 50 USD. Eso no estaba previsto. Salimos casi volando y hasta nos agarró un aguacero. El chofer casi no podía avanzar. Así llegamos al Reparto Bahía. Eché todo abajo en el cuarto y al fin encontré el comprobante.

Salimos corriendo. El taxista volaba literalmente entre la lluvia y las llamadas al celular me impacientaban mucho más. Llegamos a tiempo al aeropuerto, casi esperaban por mí. Entré, le di un beso a “la pucha” y me vi en el avión sentado.

Luego de media hora volando el avión regresó a la Habana porque tenía un desperfecto técnico…

Por suerte solo fueron minutos en la Habana, luego agarró vuelo y me sentaron en tres puestos porque ya mi puesto lo habían vendido y buscaban donde ubicarme. Me senté al lado de un señor de Barbados que solo hablaba inglés y luego de dos horas y media de vuelo y dentro de un ataque de alegría llegué a Venezuela. Cuando el avión se detuvo y pusieron un túnel para bajarse, salí corriendo literalmente gritando “Soyyyyy liiiiiibreeee abajoooo Fideeeeelll” la gente creería que estaba loco. Pero era mi sueño decir eso desde hacía mucho tiempo.

Hoy estoy aquí, a solo dos años de aquel día, cuántos amigos nuevos, cuántos proyectos, cuánta nostalgia por los que quedaron. Gracias a Dios tengo a mi esposa conmigo, Venezuela no es lo que dicen las noticias, y yo, soy más hijo del mundo que de un pedazo de tierra.

domingo, 31 de mayo de 2009

Llamamiento al gobierno cubano y al mundo



Pedimos a todas las personas e instituciones defensoras de los derechos civiles en el mundo que contribuyan, y llamamos al gobierno cubano a:

-Liberar a los presos políticos en Cuba
-Levantar las prohibiciones que impiden a los cubanos entrar (a) y salir de su país
-Levantar las prohibiciones de acceso a Internet para los cubanos.


Bookmark and Share

viernes, 15 de mayo de 2009

Aquiles reporta desde Guantánamo Cuba: ¿Podré decir un día que no estoy de acuerdo? El caso de ETECSA



Es costumbre en Cuba antes de hacer cualquier cambio, el gobierno comienza una serie de rumores. Estos cambios pueden ser medidas o quitando personalidades del gobierno.

Las medidas generalmente son malas o sirven de alguna manera a aligerar temporalmente la vida ya hostigada de los cubanos, las medidas que pudieran catalogarse como buenas están enfocadas a que los cubanos vean algo nuevo antes de hechos que le interesen al gobierno como son elecciones, actos públicos importantes y cosas por el estilo, estas nuevas medidas pueden ser desde dos jabones hasta que digan que van a vender un refrigerador con muy mala calidad a créditos, que cuesta alrededor de 13 veces el salario medio de un trabajador cubano, y lo va a tener endeudado por al menos 3 o 4 años descontándole cuotas del 8 % del salario.

Sean malas noticias o temporalmente buenas, como se mencionó, vienen precedidas por rumores, para que los cubanos sepan lo que viene y que no tienen derecho a oponerse, en caso de cambio de personalidades si es una persona que tuvo ideas divididas con el “coma-andante”, siempre los rumores divulgados están dirigidos a presentarlos como personas deshonestas, homosexuales, ladrones y descalificativos personales, en los casos de mala administración y mal cumplimiento de sus funciones, lo ponen en otro cargo que generalmente es más alto, como se dice en Cuba "lo quitaron para arriba". Pero en ningún caso hay manifestaciones, ni huelgas, ni siquiera una mano levantada en una reunión en contra de lo que se va a poner.

En el caso que te voy a presentar es de los trabajadores de ETECSA(Empresa de telecomunicaciones de Cuba), el monopolio de las comunicaciones en la Mayor de las Antillas, hace ya unos meses se soltó el rumor "van a cambiar el modo de pago en ETECSA, por uno que estimule la producción", ya los cubanos saben que no deben de esperar un cambio que estimule la producción realmente, sino aplastar más a los que tienen un poquito más de posibilidad, se debe recordar que los cubanos deben vivir de las migajas que quiera dar un gobernante.

Después de varios meses de espera, ya no era rumor ya era algo real que se estaba discutiendo y como siempre por gusto, ya que la administración al final hace lo que bien les parece, guiados evidentemente por el gobierno y nadie dice nada.

Llegó el cambio de modo de pago, de momento quitaron un 10 % de la estimulación en pesos cubanos que se percibía en ese momento (era el 40% ahora es hasta un 30%, pero es mucho más complejo que esto), pero no todo quedó ahí, resulta que se cumplieron los planes de ingresos, gastos, completamiento de llamadas, pero hay un indicador que depende de la cantidad de personas en la empresa y desgraciadamente ETECSA tiene más de 17000 trabajadores, una plantilla inflada para tener gran cantidad de personas sin hacer nada, o sencillamente llevando la burocracia de este país.

El resultado es que este mes la empresa no cumplió con dicho indicador y no tendrá el 30 % restante, estamos hablando de alrededor de un 40 % menos de salario de un mes a otro.

Ahora te hago mi pregunta nortedebrujula, ¿es que las personas están de acuerdo con esta medida?, ¿o están de acuerdo en recibir 40 % de salario menos?, ¿por qué nadie dice nada ni siquiera en una reunión?, todo se comenta en los pasillos y cuidándose unos de otros.

Lamentablemente el gobierno del coma-andante ha destruido nuestra sociedad y nuestro país al extremo que ni siquiera se puede hablar. Es algo triste y no por el salario de los trabajadores de ETECSA, sino porque ni siquiera se puede decir lo que uno piensa. Lo que exijo sencillamente es poder decir: "NO ESTOY DE ACUERDO"


Bookmark and Share

Aquiles nos reporta desde Guantánamo, Cuba: El bloqueo de afuera o el de adentro



"(…) aquí en medio de algo de frustración, mía y de los que trabajan conmigo, te escribo esto. Es de tarde y no tenemos deseos de trabajar."

Hace ya unos días que oímos sobre la posibilidad de suavizar el embargo de Estados Unidos contra Cuba, era evidente la posición del gobierno cubano, sobre todo, la de los más aferrados a hacerlo según las viejas costumbres.

Muchas personas que ya tienen cierta madurez sobre el entorno político de la isla, se dieron cuenta de que si no había embargo, no había más política de Cuba contra Estados Unidos. Muchos dieron su opinión sobre la necesidad que tenía el “coma-andante” de que siga el bloqueo, para mantener su retórica frente a Estados Unidos. Luego en una reflexión (que había prometido que serían menos cada día y que por cierto no ha cumplido), tildó de tontos a aquellos que pensaban que Cuba necesitaba el bloqueo para continuar con su política contra el supuesto enemigo. Pero no solo la necesita para continuar con su política con el país del norte, sino que es necesaria para justificar todo lo malo del socialismo, la ineficiencia, hipocresía, apatía, el robo, la burocracia, por solo nombrar algunos, ya que no tendrían ya su oscuro origen "El bloqueo". Podemos encontrar en los mercados cubanos arroz de Estados Unidos, en las empresas estatales autos Ford, camiones International, equipos de climatización Carrier, pollos de Estados Unidos.

Lo que se puede ver es una especie de guerra santa, una cruzada política contra Estados Unidos, en una ocasión el “coma-andante” antes del triunfo de la revolución que encabezó, comentaba que había venido al mundo para tener por enemigo a Estados Unidos y que toda su vida estaría enfocada a ese fin, en otra ocasión cuando estaba en la Sierra Maestra al ver unas bombas que el ejercito de Batista había comprado a Estados Unidos, declaraba que Estados Unidos se las pagaría por venderle las bombas a Batista. Lo peor de este tema es que ha involucrado a todo un pueblo en su lucha personal, llevándolo a la miseria y la desesperación que existe en este país. Todo parece indicar que esta lucha loca acabará solamente con su muerte.

Es de esperar nuevas medidas del gobierno cubano, cuyos hilos los dirige el “coma-andante”, y estarán encaminadas a que su dominio sobre el país no mengüe en lo más mínimo, es de esperar como ya lo anunció hace algún tiempo, que los cubanos que residan en el extranjero no puedan entrar en Cuba si no cumplen con estrictos requisitos que él pondrá, y es algo irónico los cubanos no pueden entrar en la Cuba de Fidel. Otra medida extrema y que podría enfriar otra vez los avances dado por el gobierno de Obama es provocar temores de enfrentamientos directos con Estados Unidos, lo que le daría un año o dos hasta que inventen otra cosa o algún republicano llegue al poner. De manera que no importa lo que haga Obama por un lado, el lo compensará por el otro para siga la miseria en su isla de esta manera los cubanos estarían muy preocupados para mirar un poco más lejos.

Como dije más arriba mi impresión es que la confrontación de Cuba con Estados Unidos solo acabará cuando acabe la guerra personal del “coma-andante” con su enemigo invisible.

Nos vemos.


Bookmark and Share

sábado, 2 de mayo de 2009

Mucho en común



Un día, cuando aún vivía en Cuba, una amiga vino a Venezuela y al regresar, yo, que ya tenía muy en secreto planes de venir hacia este país, le pregunté qué le parecía y me dijo que a mi me gustaría. Al preguntarle por qué, me dijo que porque era oriental, y esas montañas y el valle de Caracas no me iban a parecer nada extraño.

Teniendo en cuenta que años atrás había emigrado hacia la Habana desde Guantánamo -mi ciudad natal que tanto quiero- en busca de urbanización y desarrollo social- me sentí un poco desestimulado. Cuando uno está en Cuba y cierra los ojos imaginando hacia donde quiere ir, nunca le pasa por la mente algo que se asemeje a su realidad.

Pero sobre el comentario de mi amiga, creo que no estuvo equivocada. Aquí en Venezuela he encontrado verdaderos amigos, muy parecidos a mis amigos santiagueros y guantanameros. Hay un paisaje que, a pesar de no ser el mismo de Cuba, me recuerda mucho a mi zona oriental: grandes montañas, extensas playas al pie de esos macizos montañosos, como sucede en mi adorada Baracoa.

La vegetación tupida del cerro El Ávila, que no me canso de admirar cada vez que voy de regreso a casa, y cuyas imponentes montañas se yerguen como resguardo del urbanismo caraqueño, me recuerda a la Sierra Maestra, al Pico Turquino y a la zona de Bartolomé Masó en Bayamo.

Creo que nací aquí, no mucho ha cambiado en mi entorno, por eso a veces me encuentro criticando con vehemencia las cosas que suceden, cual si fuera un venezolano más, tratando de que las cosas le vayan mejor a este país, y es que los venezolanos en su idiosincrasia me lo han permitido, porque el afecto de ellos por los buenos extranjeros es tan grande que le ofrecen lo mejor de su tierra: ese es su sentido de la identidad.

Decir que viviré aquí para siempre no es algo que se pueda asegurar, pero el que haya encontrado puertas abiertas, amigos de verdad, una familia muy parecida a la que dejé en Cuba, nadie lo podrá negar jamás. Al igual que nunca olvidaré mi paso por estas tierras, donde quizás tenga un ancestro en común con cualquiera de mis “panas”.

domingo, 5 de abril de 2009

Los zapatos primos



Nunca había reparado en lo parecidos que podían ser dos zapatos que no pertenecieran al mismo par. Los zapatos de los cuales les hablaré eran muy parecidos y llegaron a mí en condiciones muy difíciles también. Los miraba y volvía a mirar hasta convencerme de que eran iguales. Pero ¿Cómo llegaron a mí?

Todo comenzó con mi hermano Jc en el año 1995. El se encontraba pasando el Pre-militar cuando no recuerdo por qué se quedó sin zapatos. Mi papá para tratar de resolverle lo llevó a su casa para hacer una requisa entre las cosas que había dejado el abuelo de su nueva esposa, fallecido hacía unos días.

No encontraron muchas cosas entre los trastes dejados por el viejo de 90 años, quién sabe cuándo fue la última vez que usó zapatos, en definitiva. De todos modos, para resolver y lograr que ese fin de semana volviera a sus estudios para obtener la “orden 18”, para continuar estudios universitarios, le dio dos zapatos muy parecidos y nadie reparó que eran de un modelo similar pero nunca iguales.

Una vez mi hermano en casa, nos mostró el buen calzado. En verdad se veían muy buenos y fuertes pero alguien al mirarlos bien se dio cuenta de que no eran iguales. ¡Ahí comenzaron las burlas! A todo el que llegaba a la casa le enseñábamos a ver si era capaz de reconocer “las siete diferencias” (como la sección de Bohemia) en los diferentes zapatos.

Avergonzado mi hermano, nunca los llevó a la escuela. Creo que alguien apareció con un par de “botas rusas” y resolvió el problema ahí mismo. Pero los zapatos siguieron esperando por un necesitado, convencidos de que en esos años tan difíciles era seguro que aparecería alguien quien les diera buen uso.

Por esa época yo cursaba mi cuarto año en la Universidad de Oriente. Una noche, muy cansado y agotado, quizás por el hambre, me acosté a dormir como a las ocho de la noche y dejé la puerta entre abierta para que cuando llegaran los compañeros de cuarto no me despertaran. Creo que escuchaba “Nocturno” en mi radio VEF 221, cuando me desperté y fui a ver mi equipaje que estaba preparado para salir desde la universidad hacia Guantánamo al día siguiente.

Para mi sorpresa, no estaba mi maletín, ni la ropa que tenía lista para salir el siguiente día. ¡Qué desgracia! ¡Me había quedado sin zapatos! ¡Justo una semana después que mi hermano! ¿Y ahora cómo regresaba a mi casa? Y peor ¿Qué me ponía para regresar el domingo? Mierda: ¡regresé a la casa en chancletas (cholas)! ¡Qué pena! En plena terminal de calle 4, en Santiago de Cuba, yo en chancletas.

Llegué a mi casa y todos con asombro comentaban sobre la gran pérdida de los zapatos, como si hubiera muerto alguien, pero nadie podía ayudar, porque todos estaban como yo: con un solo par de zapatos. ¿Pero cómo resolví? Sí, eran precisamente los zapatos primos los que me esperaban. Yo sí no tuve inconveniente en usarlos. Los vi fuertes, “bien parecidos”, negros con una costura alrededor, solo que uno era más largo que otro.

Pero hay gentes muy observadoras, más cuando estás en la universidad. Ese fin de semana me fui con mis “zapatos primos”. Agarré el camión desde el parque de San Gregorio, en Guantánamo, nadie notó nada. Era de noche. Llegué a la universidad y no pasó nada porque era de noche y en el cuarto no había mucha claridad para reparar en eso. En el aula no hubo problemas porque metí los pies bien para atrás del pupitre o la mesa para dos que compartía con Miguel, otro igual que yo.

Solo fue en la tarde, al momento de ir al comedor, que empezaba a las 5:05 P.M y creo que desde las 4:00 estaba allí. En el camino, un colega un año escolar mayor que yo, nombrado José Ramón Reborido, que se fue cuando los balseros y aún no sé donde está, pero tenía buena vista y observancia y me dijo: ¡Negüe, pero esos zapatos no son iguales! ¡Hubiese querido que me tragara la tierra! ¿Por qué tuvo que darse cuenta? ¿por qué fue tan observador? ¿Por qué yo?

Llegué al cuarto, empaqué mis cosas y salí para Guantánamo. Era miércoles. No me importaban las inasistencias, sino la pena de haber usado dos zapatos que no eran iguales ante tantas personas inquisidoras, quizás con sus traumas también por haber tenido que usar la prenda de vestir menos adecuada en plena adolescencia.

domingo, 29 de marzo de 2009

Así fueron unos años de estudio



Corría el año 1993, la universidad estaba en "candela", eran los años en que literalmente te daban 4 caramelos y una espumadera de arroz como almuerzo en la Universidad de Oriente. Ir caminando por el pasillo alterno, aquel que pasaba por la parte de afuera de los edificios de derecho, contabilidad y bilogía, era todo un ritual: los estudiantes íbamos con algún potecito (cantina) para llevarnos la mala comida y mejorarla en el cuarto donde teníamos cocinas eléctricas para esos menesteres.

Las tías (nombre con el que se llaman a las señoras que despachan la comida en esos comedores) te daban algo menos de la ración porque tenían que llevar algo para sus casas, la cosa estaba negra para todos. Recuerdo a la “china” sacándome de la fila diciendo su frase inquicidora: “mira el de la camisa de cuadro está repitiendooo” y ahí mismo se te echaba por tierra el único arroz con sabor a pescao que ibas a tener. Habría que ir con Magaly en la cafetería por el té sin azúcar que te salvaba de los jugos gástricos.

Una vez en el cuarto, en la beca, toda clase de sazón podía sentirse en los cuartos más decentes. Sí, esos eran en los que había una mujer, a veces de 19 años, que mejoraba la comida con algunas cebollas, ajos y pimientos. Aún puedo sentir el aroma de esa comida ligada con el hediondo olor que emanaba de los inodoros que teníamos bien cerca.

Pero la vida iba. Estudiábamos, bebíamos alcohol de farmacia, nos preparábamos para un seminario o una clase con un profesor que era una eminencia pero sufría la misma pena del hambre que yo. Tratábamos de llegar a casa después de una semana en el infierno, montados en camiones tan llenos de gentes que si levantabas el pie podrías quedarte sin sitio para volver a ponerlo. Así nos hicimos profesionales, nadie nos evaluó esa asignatura. Solo unos pocos estuvieron consciente de lo que pasaba y nos tendieron una mano para que luego en el futuro pudiéramos recuperar el tiempo dedicado a la sobrevivencia.

lunes, 16 de febrero de 2009

La suerte está echada



Venezuela: Muros y vallas que te hacen recordar que estás en un país capitalista pero que vive una triste confrontación política. Por momentos pasaban carros con altoparlantes que estimulaban el voto por el SÍ a la enmienda constitucional, o en cualquier esquina te encontrabas a los opositores entregando a los transeúntes trípticos a favor del NO. El país se ha dividido: un día fue la gran marcha de la oposición, otro día fue la de los chavistas, y pueblo contra pueblo se dirán ofensas y se odiarán.

Venezuela vive un momento crucial en su historia. Una vez más se sometió a consideración popular el destino de la democracia. Tal consulta se había realizado a finales del año 2007, conjuntamente con otras modificaciones a la Constitución, donde la propuesta fue rechazada popularmente.

La reelección indefinida es una de las formas que ha encontrado el Presidente para ejecutar su proyecto socialista, proyecto obsoleto y fracasado, que hasta ahora solo ha traído confusión y desorden. Pero es precisamente esa la piedra angular para dominar los mecanismos hasta ahora democráticos. Ello me hace recordar a mi Cuba y su ex presidente, quien haciendo uso de una forma de democracia muy extraña solo una grave enfermedad lo pudo sacar del poder.

Fidel Castro fue el Primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Presidente de los consejos de Estado y de Ministros y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Cuántos poderes en una sola persona. Cuántos modos de jugar a la democracia, donde quien escribe, nunca, en 38 años, ha tenido la oportunidad de votar por su presidente.

Ya alguien ha dicho que nadie escarmienta por cabeza ajena. Amo al pueblo venezolano tengo un amigo chavista y otro “escuálido" (opositor) y a ambos les digo que no permitan que el odio mande en esta sociedad porque la verdad es que le costará mucho recuperarse, y mientras, ellos solo serán víctimas del tiempo perdido. Terminen con el juego político, vean y estudien los ejemplos que tienen bien cerca, luchen por ser cultos, porque parafraseando a José Martí, será la única forma de ser libres.

domingo, 15 de febrero de 2009

Ganó el Sí



Sin palabras por ahora.

¿Sí o No?


A pocas horas para que se anuncien los resultados del referendum:

5:45 p.m Guardias Nacionales con armas largas chequeando el tráfico. No se que pasará pero los nervios se alteran a medida que llegan los momentos finales.

6:09 p.m Se declara el cierre de la votaciones.

6:40 p.m Declaraciones de líderes estudiantiles y opositores. Hay gran espectativa porque haya ganado el NO.

6:45 p.m Extraoficialmente la gente comenta que en el Estado Vargas ganó el Sí.

7:04 p.m Desde el Zulia se anuncia histórico niveles de participación en el referendum.

7:09 p.m Liberan a estudiantes, de la universidad católica Andrés Bello, quienes habian sido apresados por presuntos hechos de falsificación de documentos. Aún se desconoce si los documentos eran falsos.

7:30 p.m Tarek William Saab, gobernador del Estado de Anzoátegui aclara el error que ocurrió, mientras ejercia el voto, en la máquina donde le salió un voto en blanco, rompió el papel y volvió a votar. Repudia las imágenes publicadas por Globovisión donde lo mostraba a él con su hijo en el momento del voto. (Por ese mismo error a varias personas se les anuló el voto y no pudieron repetirlo como lo hizo el gobernador).

8:40 p.m Hay optimismo en los dos bandos. ¿¡todos celebran?!

9:35 p.m Primer parte oficial: Gana el Sí 54 %. Hubo 70 % de participación y alrededor de 6 millones de abstenciones.